Sobre la política y el “que lo arregle otro”

Es de sobra evidente que a causa de la crisis los ciudadanos están más pendientes, y más cansados, que nunca de la actualidad. Ya sea por hablar de política o de economía. Hemos aprendido por las malas lo que es la prima de riesgo, los bonos a 10 años, lo que son las preferentes o en qué consiste un rescate bancario. Pero siempre hemos visto con cierto resquemor, aunque ahora es aún peor, los temas políticos. Existe un temor a reconocer que estás afiliado o eres simpatizante de un partido u otro, “no vaya a ser que te quedes señalado”. Lo que se lleva más es decir que eres apolítico, que vas a tu bola, y que los demás que se apañen.

No creo que exista una buena cultura sobre debate argumentado sin caer en las típicas frase que sentencian: “todos los políticos son iguales, unos chorizos sinvergüenzas”, “todos van a enriquecerse mientras están en el cargo y tú lo sabes”, “esto no lo van arreglar los políticos” y así todo lo que puedan escuchar en una conversación informal.

Quiero aclarar que no me gusta el término ‘político’ como profesión. El “Yo soy político”. No me gusta para nada porque no concibo la política como una manera de vivir sino cómo un servicio público temporal. Lo de temporal aseguraría la renovación. Para ejercer la política hacen falta ganas de aportar y un mínimo de formación. ¿De que sirve poner gente en un cargo del que no tienen ni idea y luego rodean de asesores? Tenemos muchos ejemplo de personas con cargo de responsabilidad que nunca han salido de lo que es su partido. ¿Cómo podemos pensar, por ejemplo, que Fátima Báñez puede hacer algo útil en el Ministerio de Empleo si no sabe lo que es una empresa? No podemos tener personas con responsabilidad política que nunca han trabajado fuera de la política por el sencillo motivo de que les falta una experiencia fundamental.

No voy a negar que una gran parte de los políticos que vemos en los medios viven en una nube. Personas con toda una vida en política y que no piensan en abandonar hasta que se jubilen. Esos mismos que luego dicen que es necesario rejuvenecer las filas de su  partido para dar un nuevo aire. Tampoco negaré que hay sinvergüenzas que viéndose envueltos en polémicas o delitos siguen como si nada hubiera pasado. ¿Pero por qué esa cultura de mirar diferente en este país al que intenta hacer o hablar de política? En otros países la gente apoya a sus candidatos sin ningún problema, argumentan e incluso se ilusionan. Es difícil pensar diferente sin que te digan que tal persona dijo esto o aquello.

La cuestión es quejarse: “Acabo de terminar mis estudios, me voy de España porque no me dan trabajo”. Todavía pensamos en esa empresa que nos espera para decirnos lo buenos que somos, que nos dará un trabajo de 8 a 3 y nos pagarná un sueldazo para vivir estupendamente. No sé quien tiene la culpa de que todavía se piense así. No obstante, ahora se está alimentando el boom de los emprendedores cuando siempre los ha habido. Ya existía mucha gente que se lanzó a la aventura de montar su propia empresa, los llamaron locos, y ahora son valientes. Emprender no es un camino de rosas, lo más probable es que tu proyecto fracase.

“Los partidos, los políticos, las instituciones están llenos de granujas pero que lo arregle otro que yo paso”. “No dan trabajo porque solo miran para sus intereses”. Eso sí, si sale una medida que me beneficia, es que eso es lo que tienen que hacer. Mientras tanto están ahí para recibir todos los desprecios que hagan falta. Da igual que sea honrado y cumpla su cometido, la generalización es la norma. Espero que se entienda porque la gente brillante no quiere estar en política. Aunque también la apartan desde el mismo partido. ¿Qué hemos estado haciendo antes de llegar a la situación en la que nos encontramos?

Delegar la responsabilidad y no asumirla. Echar la culpa a los demás. Pensar que te lo deben todo. Quizás si en vez de tanto quejarse, nos metemos y arreglamos los problemas desde dentro, otros gallo cantaría. Quizás, si en vez de tanto quejarse, nos dedicamos a aportar, a construir, y a ser valientes otra historia estaríamos viviendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s